¿Cuánta comida desperdiciamos?

¿Sabías que un tercio (sí, un 33%) de la comida producida para consumo humano se pierde o se desperdicia?

En una sociedad como la nuestra, cuya población no para de crecer y donde el hambre es un problema que también aumenta, esta cifra es casi un insulto.

Para entender un poco más este problema y saber que como consumidor/a siempre puedes aportar tu granito de arena, te he preparado este post.

¿Qué diferencia hay entre pérdida y desperdicio de alimentos?

Cuando hablamos de pérdida de alimentos, nos referimos a problemas en los primeros eslabones de la cadena alimentaria (cuando los alimentos se siembran o se crían, se recolectan o se matan y se empiezan a distribuir a mayoristas). Es decir, la pérdida de alimentos es la disminución de la cantidad o la calidad de alimentos “por culpa” de estos primeros actores de la cadena.

Cuando estos alimentos no son aptos para su posterior venta, se suelen descartar, incinerar o desechar antes de que los minoristas entren en juego.

En cambio, cuando hablamos de desperdicio de alimentos, nos referimos a problemas en los últimos eslabones de la cadena, Es decir, minoristas, proveedores de servicios alimentarios y consumidores.

En este caso, los alimentos se suelen desperdiciar debido a:

  • No son “perfectos” en tamaño, color o forma.
  • Están cerca de su fecha límite de consumo preferente
  • Se tiran en cocinas domésticas y restaurantes

Los datos del desperdicio de comida

La siguiente infografía muestra los porcentajes de pérdida y desperdicios de los alimentos en función de su tipología y la lugar del mundo.

Se puede observar que en zonas “más ricas” se desperdicia más comida que la que se pierde. Es decir, la última parte de la cadena (distribución y consumo) es donde más alimentos acaban en la basura.

En zonas “más pobres” se pierde más comida que se desperdicia. Es decir en la primera parte de la cadena es donde más alimentos acaban en la basura o quemados.

Estas diferencias demuestran que donde tenemos la infraestructura y la tecnología para no perder demasiados alimentos, la personas consumidoras tenemos el dinero suficiente para comprar más de lo que podemos comer (y por tanto acabamos desperdiciando comida).

En cambio donde no existe la infraestructura adecuada y la meteorología puede afectar más, la perdida de alimentos es más alta pero las personas consumidoras no tienen tanto nivel adquisitivo y por tanto cuidan mejor los alimentos que compran.

Esta infografía y el texto que la acompaña son extractos del quinto libro de la colección El estado del planeta, editada conjuntamente por la FAO y EL PAÍS

¿Qué se puede hacer como consumidor/a?

Este, como otros, es un problema global y muy complejo de solucionar. La cantidad de actores implicados a nivel social y económico dificulta encontrar soluciones que gusten a todo el mundo.

No obstante y como has visto en la anterior infografía, parte del problema viene de nuestra manera de relacionarnos con la comida.

Por eso y como casi siempre hacemos en este blog, explicamos qué puedes hacer tú para ayudar a solucionar “tu parcela del problema”. Estos son algunos consejos:

  • Comprar la comida que vayamos a comer y no dejarnos llevar por ofertas o packs que no necesitamos (es decir, practica el consumo responsable también con tu comida)
  • Revisar las secciones de algunas tiendas donde venden productos rebajados, que están a punto de caducar
  • No dejar de comprar frutas y verduras solo por su aspecto. La calidad del alimento es lo importante y la fruta y verdura no es perfecta ni mucho menos. Es más, si compras las que tienen forma o aspecto “distinto”, estarás evitando que se desperdicie esa pieza. Estamos acostumbrados a ver frutas y verduras de aspecto “perfecto”, por lo que la gran mayoría de personas evitarán seleccionar esa pieza, lo que llevará a que haya una gran probabilidad de que termine en la basura
  • Tener en cuenta que “consumir preferentemente antes de” no significa tirar el alimento después de ese día. En general estas fechas se refieren a una perdida de calidad, no de seguridad a la hora de comerlo. Por tanto, fíjate en este tipo de fechas pero también fíate de tu vista, olor y gusto para determinar si un alimento está caducado o no
  • Prueba app’s que te sirvan para que ayudes a mejorar este problema. En mi kit sostenibl-e tengo algunas para ti.

1 de cada 9 personas en el mundo no tiene suficiente comida para nutrirse y el hambre es la causa del 50% de las muertes de niños y niñas de menos de un año.

Una buena gestión de los alimentos es necesaria porque repercute tanto a nivel social (erradicar el hambre) como a nivel de sostenibilidad, utilizando mejor los recursos de espacio, energía, agua…

Ahora que tienes algunos datos más, ¿crees que puedes aportar tu granito de arena como persona consumidora? ¡Te veo en los comentarios!

Compártelo si te ha gustado:

2 comentarios en «¿Cuánta comida desperdiciamos?»

  1. Creo q el punto más importante en la cadena es el consumidor, porq tiene en su mano dejar de consumir de una forma compulsiva , es la ley de la oferta y la demanda. Cuanto menos consumo , menos fabricación .
    Un saludo

    Responder

Deja un comentario

Información Básica sobre Protección de Datos:

 

Responsable: Xavier González

 

Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios

Legitimación : Tu consentimiento.

Destinatarios:  No se ceden a terceros salvo por obligación legal

 

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@conmenosmejor.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Información adicional: En la Política de privacidad de mi web conmenosmejor, encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.